Ya pasaron dos años

El nuevo pires cumplió dos años, así sin más. El otro, el de blogspot, ya tiene casi diez. Quizás hay gente que no me conoce tanto ni tan bien como este lugar de ceros y unos. Bienvenida la tecnología del desahogo, la “blogtherapy ” como le dicen ahora. 

Desde este nuevo espacio he intentado hacerle más espacio al disfrute y menos al berrinche existencial con resultados dispares. Seguiré intentándolo. Saldrán a la luz textos más pulidos y de los otros, los salvajes y expulsivos. Que nunca nos falten ni los unos ni los otros. 

Mi celular se arrastra, repta hasta la orilla de su obsolescencia programada, pero todavía me deja matar el tiempo de una espera absurda con estas palabras. 
Brindemos por eso y por muchos años más de pires nuestros.