Palabras cotidianas

La mensajería instantánea está de moda. Ahora lo raro es que a las palabras, sonidos, imágenes, se las lleve el viento.

Sin embargo, y en paralelo, el vértigo ante una hoja o una pantalla en blanco persiste.  Y nos encantaría mandar a terapia al cursor para que se cure de una buena vez esa maldita manía de titilar. Quien lo diseñó sabría mucho de ceros y unos, pero no entendía nada acerca de la ansiedad que produce llenar ese enorme vacío, ese desierto de comunicación.

Sigue leyendo

Un robot llamado ego

Compartir las ideas de otro en algo que identificamos como muy “nuestro” (un blog, por ejemplo), me parece una linda forma de apagar el ego.

La vida minimal

un robot llamado ego

Todos tenemos un robot que vive dentro de nosotros.

Un robot programado para:

– Buscar la aprobación de los demás
– Luchar por tener la razón
– Analizar y criticar a otros
– Sentirse afectado por lo que hacen otras personas
– Reproducir historias del pasado
– Querer controlar cada situación
– Y múltiples funciones más

A lo largo de nuestra vida, este robot se ha vuelto tan fuerte que ha logrado dominarnos por completo, controlando nuestras conductas y reacciones.

Este robot se llama ego y es la causa de muchos de nuestros problemas. La buena noticia es que, al igual que cualquier aparato electrónico: podemos apagarlo de vez en cuando.

¿Qué sucede cuando el ego está apagado?


– Nos volvemos más humanos, más libres, más compasivos
– No juzgamos, porque nos damos cuenta que todos somos imperfectos
– Sentimos aceptación, hacia nosotros mismos y hacia los demás
– No…

Ver la entrada original 392 palabras más