La Bestia Poética

La Historia Sin Fin

En la Semana de Tema Libre, Macarena nos traduce lo que su alma susurra.


Puedo sentirla dar vueltas y vueltas en su jaula. La rutina la está matando. Está hambrienta de alguna experiencia que le devuelva el fulgor de antaño. Se conforma con poco. Quizás eso es lo que más le enfurece. La oigo gemir mientras espero mi turno en el hall de un banco. Y es que cada vez queda menos poesía en la vida. Yo trato de explicárselo pero no me comprende. Después de todo, es una bestia. A ella no le importa cuándo ni cómo, quiere alimentarse, lo necesita. Si acaso encuentro unas pocas migas para darle en la retórica vacía de una engrapadora sin ganchos, tengo que parar todo lo que estoy haciendo para alimentar a la bestia. No sabemos a ciencia cierta quién es esclavo de quién. Creo que a veces cambiamos los roles sin…

Ver la entrada original 46 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s