Maestro, el celular

Luego de varios malabares con la agenda personal, los trabajos de cada una y la familia, un grupo de mujeres (sí, intentamos que hubiera algún varón en la barra, pero sin éxito) nos juntamos en la escuela como cada miércoles por la mañana para salir por las clases a regalar un cuento.

Toqué un par de puertas hasta que por fin un maestro joven de segundo grado me habilitó el espacio para leer. “Todavía no empezaron a copiar en el cuaderno” me dijo, en señal de permiso, y se fue a sentar al fondo de la clase sin siquiera presentarse.

Sigue leyendo

Anuncios

Amigos imaginarios

amifos imaginarios
Liniers: un capo.

“Los muchachos”, así los llamamos cariñosamente los adultos de la casa. Son todos amigos de Julieta, y al parecer son una comitiva importante que raya la decena. A veces están en armonía y se quedan conversando con ella hasta altas horas de la madrugada. Al otro día se complica para levantarse e ir al jardín, pero los amigos son así, no conocen de horarios cuando la charla es buena.

No siempre está todo en perfecto equilibrio. A veces hay que soportar largas jornadas de exorcismo, por decirlo de alguna forma, durante las cuales discuten acaloradamente y ella los echa para siempre de la casa con una lapicera mágica que ostenta una pluma superpoderosa en la punta.

Sigue leyendo