Pantallas

Como en aquellas películas en blanco y negro donde el detective mira ostensiblemente sin mirar un periódico, ahora la nueva moda es chequear el celular para evadirse de la realidad o evitar alguna situación incómoda.

Este aparato se ha convertido en el superhéroe de los ascensores y el villano de las reuniones, ya sean éstas sociales o de trabajo.

La gente mantiene conversaciones paralelas a menudo intrascendentes no tanto como una forma de estar conectado con sino más bien como excusa para desconectarse de.

Puente y escudo al mismo tiempo, es el tercero en discordia en muchas relaciones.

En el celular se busca la pareja que más tarde se ignorará a través del mismo dispositivo, según cual sea el curso de la relación.

Es una forma de vínculo “a demanda” muy apropiado para la época. Las personas se evaden y se conectan por partes iguales gracias a este gran invento.

No sé si todo tiempo pasado fue mejor, pero había algo de honestidad brutal en el combate cuerpo a cuerpo que se ha perdido definitivamente con el advenimiento de los misiles teledirigidos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s