Todavía

Vivimos en un país donde la mujer es una cosa. Los mismos y las mismas que vamos a esas marchas tan coloridas donde ponemos el grito en el cielo en pos de la igualdad, sintonizamos la radio cada mañana y amplificamos toda clase de machismos mientras nos aprontamos el mate.

Todavía las mujeres tenemos que aguantar tristes etiquetas: putas, cornudas, malcogidas. Siempre en función de la satisfacción del otro, nunca conforme a nuestros propios deseos. Parecería que, todavía, la búsqueda del placer es un camino lleno de prejuicios y miradas por el rabillo del ojo.

Porque hasta la más feminista de todas se hace cruces – aunque sea atea- si una tarde de calor se te ocurre caer en la oficina con un escote pronunciado o una pollera muy corta. Y si te queda bien, peor. Y si te queda bien a pesar de tener más de treinta, hijos y pareja estable, peor todavía.

Sí, todavía. Parece que está prohibido gozar del propio cuerpo ante la mirada del otro. Si no es un pecado, por lo menos es una provocación. Después de todo, somos una sociedad muy avanzada, no creemos en lo que no podemos ver, pero a veces no podemos aceptar lo que vemos y, todavía, se nos nota demasiado.

Entrada original: http://piresmios.blogspot.com.uy/2015/04/todavia.html

 

Anuncios

Un comentario en “Todavía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s